BIEN­VENIDOS

b1
b2
b3
b4
b5
b7
b9

Antes de comen­zar el tratamiento de blan­quea­miento la den­ti­ción del paciente debe ser exam­i­nada cuida­dosa­mente para poder encon­trar la causa de la decol­oración. Además sólo el den­tista es capaz de pro­por­cionar una com­pe­tente ter­apia de blan­quea­miento, o infor­mar al paciente de lo con­trario. Los pro­duc­tos de blan­quea­miento disponibles en far­ma­cias se sum­in­is­tran con féru­las ya con­fec­cionadas que no se ajus­tan a la den­ti­ción de cada con­sum­i­dor indi­vid­ual. Esto sig­nifica un riesgo con­sid­er­able de irreg­u­lar­i­dad, un efecto blan­queante man­chado, irritación gin­gi­val o incluso digerir el gel de blanqueamiento.

Es impor­tante que una vez que se real­iza un tratamiento de blan­quea­miento den­tal cor­ri­jamos nue­stros hábitos ali­men­ti­cios, tratando de evi­tar, en la medida de lo posi­ble aque­l­los ali­men­tos que per­ju­di­can el color de nue­stro esmalte, como podrían ser el café, el vino o similares.

Es impor­tante que una vez que se real­iza un tratamiento de blan­quea­miento den­tal cor­ri­jamos nue­stros hábitos ali­men­ti­cios, tratando de evi­tar, en la medida de lo posi­ble aque­l­los ali­men­tos que per­ju­di­can el color de nue­stro esmalte, como podrían ser el café, el vino o similares.

FACIL­I­DADES DE PAGO /​RECIBI­MOS TODAS LAS TARJETAS